3 de septiembre de 2020

Guía para empezar a cuidar el pelo

Hola a todos! Siempre me llegan muchísimas preguntas sobre como comenzar a cuidarse el cabello ya que hay mucha información dando vueltas en internet y al final una puede llegar a marearse. Entiendo que esto puede ser frustrante, así que lo que haré les dejaré un post explicativo de como comenzar a cuidarse el pelo. Los pasos a seguir, como saber qué tipo de pelo tienes, rutina de ducha, como elegir tus productos capilares y más. Comencemos!



¿Qué tipo de pelo tengo?


Antes de comenzar con cualquier tip, consejo o compra de productos, debes saber qué tipo de pelo tienes, porque no a todos les funcionan las mismas cosas y cada pelo necesita un cuidado específico.


PELO SECO: Al tacto es áspero, se encrespa o tiene frizz con regularidad. Además, es un pelo quebradizo, opaco y en muchas ocasiones tiene poco movimiento por falta de hidratación o emolientes. Dura bastante tiempo limpio, hasta más de una semana, ya que en estos casos no se suele producir mucho sebo. 

PELO GRASO: Generalmente es un cabello brillante, producto  del exceso de aceite que produce el cuero cabelludo y no duran mucho tiempo limpio, a veces sólo 1 día. El pelo se ve apelmazado, sin volumen y las raíces suele estar muy pegadas al cuero cabelludo.

PELO NORMAL: Este es el tipo de pelo que menos problemas trae, luce bastante luminoso, sano y con movimiento. Puede durar hasta 4 días limpio. En síntesis, un pelo normal estará un un buen equilibrio.

MIXTO: El pelo es seco en las puntas y graso en la raíz. Al ser una combinación de dos tipos de pelos, sus cuidados son un poco más complicados. Una de las prioridades en estos casos será elegir un buen shampoo, pero ya hablaré más adelante sobre eso.


Otra cosa a tener en cuenta con respecto a las cualidades del cabello es la textura. Veamos de qué se trata a continuación.

PELO FINO: Este tipo de pelo es bastante frágil, genera poco volumen y suele enredarse con facilidad, sobre todo en la nuca. Uno de sus problemas notorios es que se parte fácilmente.

PELO GRUESO: Estos cabellos son más fuertes, suelen ser ásperos, rugosos  y tienden a generar volumen con frizz. 

PELO MEDIO: Un pelo que no es fino ni tampoco grueso, fin, para que complicar las cosas, no?

Después puedes identificar tu cabello según su forma, porque puede liso o lacio, u ondulado o rizado. Pero chicas, mi opinión es que a la hora de cuidar el pelo, la forma no es muy importante.


¿Para qué sirve cada producto capilar?



Shampoo: Sirve básicamente para limpiar el cuero cabelludo tanto de la suciedad en general como del sudor, sebo y agente externos. También, sirve para dar brillo y, en casos de problemas de salud en el cuero cabelludo, sirve para tratarlo.

Acondicionador: Los acondicionadores se usan para suavizar, disminuir la fricción, desenredar el pelo, minimizar el frizz, sellar la cutícula y mejorar la peinabilidad.

Leave in: Básicamente es un acondicionador que no se enjuaga.

Mascarilla: Sirven para humectar en profundidad. Ayudan a combatir los principales problemas del pelo, como la sequedad, frizz, falta de brillo. También, sirven para fortalecer el pelo y darle elasticidad.

Sérums y Aceites naturales: Mucha gente los confunde pero no son lo mismo. Primero, los sérums no son naturales y pueden ser de textura líquida, aceitosa o crema. Además, agregan varios ingredientes, entre ellos las siliconas. Dan mucho brillo, quitan el frizz o encrespamiento, protegen del calor y de daños externos. 

Por otro lado, los aceites que son naturales, como el de coco, oliva, etc, ayudan a humectar el pelo. Y también, pueden actuar parecido a la silicona, por lo que sellarán la cutícula y mantendrán la hidratación, además de actuar como un protector.


Hay tres ingredientes que son indispensables que conozcas en los productos capilares.

Siliconas: Son polímeros resistentes al calor y se obtienen a partir del silicio en arenisca común, arena de playa y materiales naturales similares. Hay de varios tipos, solubles, insolubles y volátiles. Dependiendo de tu tipo de pelo, funcionarán o no, pero no son dañinas. Ayudan con el frizz, encrespamiento, dan brillo y protegen.

Sulfatos: Son un tipo de surfactante (tensioactivo) que se usa principalmente como detergentes en los productos de cuidado facial y capilar. Hay de diferentes tipos, algunos son más suaves y otros más potentes. Básicamente sirven para barrer la suciedad.

Parabenos:
 Son un ingrediente polémico, pero en el pelo no hacen prácticamente nada. Son un tipo conservante que se añade en los productos para evitar la propagación microbacteriana en ellos.



¿Cómo lavar correctamente el pelo?



Indistintamente del tipo de pelo que tengas,  lavarse bien el pelo puede hacer una gran diferencia en tu rutina de cuidado capilar. Les cuento a continuación como lo hago yo, la forma en la que he obtenido excelentes resultados, y no te preocupes que sin importar que tipo de pelo tengas, te va a servir.

Previo al lavado, hay que desenredar, este paso es sumamente importante porque evitas nudos y la aplicación de los productos será mucho mejor.

1.- Una vez en la ducha hay que mojar el pelo y me refiero a mojarlo mucho. Yo espero hasta que el pelo quede empapado, recuerden que el agua por si sola limpia. Esto ayudará a que no utilices tanto shampoo después, ni hacer doble enjabonada, ni nada de eso. Así que no olvides invertir unos minutos en esto.

2.- Aplicar una cantidad justa de shampoo y trabajarla con las manos haciendo como una emulsión antes de ponerlo en el cuero cabelludo, de esta manera, el shampoo estará “activado” por lo que su acción será mejor ¿Dónde aplicar? En los costados arriba de las orejas, arriba de la cabeza y atrás, NUNCA en el largo!  Sólo aplíquenlo en el cuero cabelludo, haciendo un masaje suave. Deja unos 30 segundos el producto aplicado y luego enjuaga con mucha agua, que no quede ningún tipo de residuo ya que eso te puede generar problemas, como caspa. 

3.-  Luego viene la parte de aplicar acondicionador o mascarilla. En este parte les dejo 2 tips que cambiaron mi modo de lavado, como también mis resultados: Primero, como el pelo está empapado de agua, si aplicáramos el producto, éste se escurriría y no podríamos tener todos los beneficios del mismo ¿Qué hacer? Ahí mismo en la ducha, con una toalla sacas el exceso de humedad, no frotes, sólo déjala como un turbante y luego aplica el acondicionador o mascarilla.  

El otro tip, es emulsionar el acondicionador o mascarilla, trabajándola con las manos antes de la aplicación y verás como de esta manera no necesitarás usar tanto. Tómate tu tiempo en esta parte para que llegues a todo el largo del pelo y recuerda no aplicar acondicionador ni mascarilla en las raíces, sólo de medios a puntas.  Espera de 5 a 10 minutos con el producto aplicado, aunque puedes guiarte con las instrucciones del producto que uses. Para terminar, enjuaga muy bien y listo.

¿Con qué temperatura lavar el pelo? 


Hasta el día de hoy me sigue llegando esta pregunta, y la respuesta es: tibia. El agua caliente deshidrata, produce frizz, resequedad y puede irritarte el cuero cabelludo. Por otro lado, el agua fría no enjuaga bien y por lo que puede generarse acumulación, caspa, entre otros problemitas.  Siempre laven su pelo con agua tibia!


¿Cada cuánto tiempo debo lavar mi pelo? 


Lo que voy a decir puede sonar obvio, pero no lo es, lo lavas cuando esté sucio, simple? Si es necesario, no temas lavar tu pelo seguido, aunque este es un tema polémico que se sigue discutiendo hoy en día. Pero, según mi experiencia, el lavado continuo no produce caída o más grasa en el cuero cabelludo, así que no le tengan miedo al lavado.

Definiendo conceptos ¿Es lo mismo humectar que hidratar?


A la hora de cuidarse el pelo es importante saber qué acciones realizamos en el mismo y muchas veces veo que se confunden conceptos como nutrir, humectar, hidratar y en esos errores podemos desaprovechar ciertos productos o simplemente utilizarlos mal.  Por eso, a continuación aclararé un poco el panorama.

Hidratar: No es más que añadirle agua al cabello, simple. Hay otros ingredientes, aparte del agua, que sirven para esto, agua de coco, avena, leche de avena, glicerina, etc. 

Humectar: Es añadirle al pelo emolientes y lípidos, ya sea mediante mascarillas, o aceites (naturales o sintéticos). A esto se le llama nutrir también, aunque yo prefiero el término “humectar”.

Reparar: Se habla mucho de reparar, tanto el pelo en general, como las puntas. Lamentablemente, esto no se puede hacer, porque por ejemplo, vez que las puntas están abiertas, o sea, una vez que el pelo se rompió no hay forma de reconstruirlo. Así que, en ese sentido, hablar de reparación no es muy realista.
Yo prefiero hablar de "fortalecer" o hasta de "mejorar".

Tips para evitar el daño capilar



Reuní todos los tips que me han servido para cuidar mi cabello a lo largo del tiempo, los más efectivos y salvadores. Seguro te servirán para comenzar a cuidarte el cabello durante toda tu cruzada.

1.- PREVIO AL LAVADO

a) Antes de lavarte el pelo lo mejor es desenredarlo, así después una vez húmedo evitas enredos o al menos los disminuirás. Esto te ayudará a evitar daños.
b) Si tienes el pelo muy seco o las puntas muy secas, puedes aplicar un tratamiento pre lavado. Aceites naturales como el de coco serán una buena opción para proteger el pelo, no sólo del shampoo, sino del agua misma. Los aceites sirven para reducir la cantidad de agua absorbida por el cabello, lo que ayudará que le hebra no se hinche tanto y eso evitará su debilitamiento. 

Pre-poo o método pre lavado: Básicamente consiste en aplicar aceites o mascarillas en tu pelo antes de lavarlo, con la intención de protegerlo del shampoo.

2.- LAVADO

a) Moja muy bien tu pelo, al menos por un minuto. 
b) Aplicar una cantidad justa de shampoo, emulsiónalo con tus manos y aplícalo por todo tu cuero cabelludo. Enjuaga muy bien.
c) Seca tu pelo con toalla, quita el exceso de humedad y aplica acondicionador o mascarilla, emulsiona con tus manos. Si tu pelo es muy seco, usa mascarilla en cada lavado.

3.-  POST LAVADO

a) Seca tu pelo con toalla ya sea normal, de microfibra o tela, y hazlo con golpecitos. Nunca froten, porque eso sólo lo dañará. 
b) Si no está muy enredado, no lo desenredes con cepillo, sino con los dedos y suavemente. 
c) Si vas a secar tu pelo con secador aplica algún protector térmico, puede ser una crema para peinar, leave in, un sérum o un protector del calor específico para esa tarea. La temperatura del secador no debe ser mucha, menos de 50° y lo más lejos posible del cabello.

4.- CALOR EN EL PELO

El calor es malo para el cabello ya que lo reseca, lo daña estructuralmente, lo deshidrata, rompe, genera puntas partidas y/o abiertas, frizz, fragilidad, etc. Por lo tanto, es sumamente importante protegerlo, por eso cada vez que uses el secador usa protector térmico, pero sobre todo si usas plancha.  Jamás te planches con el pelo húmedo, eso debilitará la queratina del córtex del pelo y se crea el llamado “pelo burbuja”. De todas maneras, si puedes dejar de plancharte harás demasiado por tu pelo.

5.- TIPS GENERALES

a) No vayan a dormirse con el pelo húmedo, como les dije, el pelo húmedo es muy sensible y puede producirse mucha rotura.
b) Usar productos de finalizado, tipo sérums, ayuda a proteger del daño mecánico y ambiental, además de dar mucho brillo. No es necesario aplicarlo todos los días, si lo haces hasta el próximo lavado estará bien.


Como elegir correctamente tus productos capilares


Elegí este tema como último, porque creo que antes de salir corriendo  a comprar productos, que es lo que se suele hacer generalmente, primero hay que saber todo lo anterior. Lo que yo pretendo es hacer una guía de productos/ingredientes para cada tipo de pelo y algunas sugerencias a la hora de comprar para que no se vuelvan locas, ya que entiendo que en el mercado hay infinitas opciones.


Claves para elegir productos


a) Tipo de pelo y cuero cabelludo: Antes de comprar cualquier cosa debes saber qué tipo de pelo tienes ya que no a todos nos funcionan los mismos productos.  
b) Ingredientes afines a tu tipo de pelo: No a todos los cabellos les funcionan los mismos ingredientes,  es importante saber cuáles simpatizan más con tu tipo de pelo.
c) Precio: No es necesario gastar tanto dinero en productos, pero si te los puedes permitir, adelante. Sugiero que los cabellos grasos inviertan en buenos shampoos y los cabellos secos/dañados en buenas cremas de tratamiento y sérums.

Elegir productos según tu pelo


Pelo muy seco/dañado/decolorado


Los shampoos deben ser suaves y con siliconas para evitar  levantamiento de cutícula provocada por la carga negativa del sulfato. Reemplaza el acondicionador por una mascarilla, utiliza un aceite como pre poo y utiliza un leave-in o sérum luego del lavado. 
Cada dos o tres semanas realiza una limpieza profunda con un shampoo sin siliconas.

Ingredientes que ayudan a este tipo de pelos: Siliconas - Dimethicone, dimeticonol, amodimethicone (sólo se deposita en las partes dañadas), proteínas hidrolizadas, polyquats. Aceites naturales (coco, palta, oliva).


Pelo seco/normal 


Combinar shampoos suaves con fuertes, no necesariamente deben tener siliconas. Acondicionador potente y usar mascarilla mínimo una vez por semana. Sérum después del lavado y si sientes las puntas muy secas, utiliza un leave-in.

Ingredientes para estos pelos: Siliconas en acondicionadores/mascarillas, siliconas volátiles en sérums (Cyclomethicone, Cyclopentasiloxane) pantenol, glicerina. Aceites (argán, almendras, pepita de uva).


Pelo graso


Evitar siliconas en el shampoo ya que pueden quedar las raíces muy pesadas, y el shampoo debe ser potente. Evitar también las siliconas insolubles en el acondicionador, éste tiene que ser muy ligero, para no engrasar. Si sientes las puntas un poco secas, aplica un sérum liviano.

Ingredientes a tener en cuenta: Sulfatos (Evitar el Lauryl sulfate, es irritante), siliconas volátiles (Cyclomethicone, Cyclopentasiloxane), Cetearyl Alcohol, Pantenol.


Bueno, esto fue todo. Espero que esta guía te sirva para comenzar a cuidarte el cabello y para adentrarte más en el hermoso mundo del cuidado capilar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario