9 de septiembre de 2020

Me teñí de rojo por primera vez y sin decolorar!

Hola a todas! Hoy, les quiero contar mi experiencia con la tintura tono cobrizo/pelirrojo. Las que me leen hacen tiempo ya saben que yo nunca me había teñido, lo más cercano que había estado de la tintura fue con los semi permanentes y utilizando colores parecidos al mío natural. Así que en este post les cuento todo sobre este gran cambio en mi cabello.


Hace años, de hecho, desde que comencé el blog, posteaba que me encantaba el tono pelirrojo/cobrizo, pero nunca me atreví a teñirme el pelo por temor a que no me quede el color o simplemente al daño. Siempre estaba entre “me tiño” y “no me tiño” y así estuve años. Hasta que me cansé de mi indecisión y de ver siempre mi pelo igual, por lo que al comienzo de este año había decidido tinturarme, pero…. ¿Qué pasó? Lo que todos sabemos, Coronavirus, pandemia, cuarentena. Y durante estos meses de confinamiento, nuevas dudas habían surgido, que si me tiño de rubio, que me hago un balayage, o que si me tiño de cobrizo/pelirrojo. Al final me decidí por este último.

¿Por qué me teñí de cobrizo/pelirrojo?

Como les dije, estaba muy indecisa con los colores, porque la verdad es que me gustan todos, desde el negro hasta el rubio platinado. Estaba casi decidida a ir por el rubio, pero cuando pregunté el costo en las peluquerías, me pareció muy caro ya que sabía que después tenía que invertir productos para pelo teñido, que por lo general no son baratos. Además, para lograr un buen rubio me tenía que decolorar, y esa idea no me gustaba mucho, por lo que me decidí por lo más fácil, teñir de colorado/cobrizo pelirrojo. De todas maneras, el colorado era un color al que le tenía muchas ganas hace años, como les dije anteriormente. Y menos mal que me decidí por el rojo, porque estoy encantada como quedó mi cabello, pero eso les cuento mas adelante.

¿Qué tuve en cuenta antes de teñirme?

Sabía que el rojo es un color que se lava muy fácilmente, por lo que debía invertir en tonalizantes que le aporten pigmento al pelo y no tener la necesidad de teñirlo tan seguido. Así que compré dos shampoos tonalizantes: Vibrant Red de Schwarzkopf y 45 Days de Revlon. Más adelante compraré más, aunque lamentablemente en Argentina no hay muchas opciones, pero quiero probar lo que pueda.
Por otro lado, compré una mascarilla ácida, un básico para los pelos tinturados. Una breve explicación sobre esto: La tintura abre la cutícula del pelo para que entre el pigmento, el pelo se alcaliniza y se vuelve más opaco y seco. Lo que hacen los tratamientos ácidos es cerrar la cutícula, devuelven el brillo, la suavidad y humectan.
Volviendo a la mascarilla que compré, se trata de una de marca argentina llamada Primont, que por cierto, me encantó.

¿Qué tintura y tono de rojo elegí?

Lo bueno de este tono es que hay muchas opciones, ya que la mayoría de las marcas tienen unos cobrizos preciosos. Yo estaba entre Lakmé, Majirel de Loreal, Inoa, Matrix, Framcolor y Schwarzkopf. Yo fui por el Igora Royal de Schwarzkopf en el tono 8.77 con agua oxigenada de 20 volúmenes.  Elegí esta marca, porque es de las más populares entre las chicas ginger brasileras que tienen unos pelos espectaculares y la mayoría también usa ese tono. De todas maneras, yo compré dos tinturas, una que es con la que me teñí  (la 8.77) y la otra de repuesto que es la 7.77. Mi idea, con el tiempo, es incursionar con todas las marcas para encontrar la que más me guste y la más duradera. Creo que habrá ginger C para rato jaja.


¿Cómo era mi tono base? ¿Decoloración?

Mi mayor temor a la hora de teñirme de este color era que no que quedara como quería. Mi tono natural no es muy claro, está a una altura de 6 más o menos. En todas las peluquerías que pregunté me dijeron que me tenía que decolorar y eso es lo que no quería. Por lo tanto, me avoqué a la tarea de hacerlo yo misma, acepté ese desafío. Lo siguiente que hice fue buscar, por todo internet, experiencias de chicas que se tinturen solas de este color, pero ninguna me sirvió realmente. El problema era que la mayoría ya tenían el pelo cobrizo y sólo retocaban raíces y además no podía encontrar chicas que se encontrasen en mi situación de querer teñir un cabello que tenga un tono sobre tono.

Mis resultados

Finalmente, dejé de buscar experiencias y fui por ello, me teñí a ciegas. Sin decolorar, empecé a tinturar mi cabello siguiendo los pasos de este post: Como teñir tu cabello en casa.
Al terminar todo el proceso, pude ver el resultado y chicas les digo que no podía estar más contenta! Había logrado el color que quería y me cabello había quedado espectacular! Si bien el rojo que obtuve, no es sumamente intenso, es justo el tono que quería, porque para la primera vez no quería algo tan drástico.
En síntesis, estoy más que feliz y satisfecha, porque no sólo logré el rojo que quería, sino que también no dañé mi cabello. Al finalizar todo el proceso examiné bien mi pelo y prácticamente parecía que no había pasado por un proceso de tintura, seguía en el mismo estado que tenía antes, sólo que ahora tenía el nuevo color.

Les dejo unas fotos para que vean el antes y el despues:



Más adelante les contaré sobre mis nuevas rutinas para mantener el color y otras cosas. Estoy  conociendo más a fondo este mundo de la tintura y la coloración, y estoy aprendiendo un montón. Obviamente, lo compartiré todo con ustedes, así que a estar atentas!
¿Te atreverías a usar este color? ¿Cambiaste de color en la cuarentena?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario